Manual para emprendedores: Cinco reglas básicas de contabilidad

Álvaro González Carrère, Gerente Comercial de COMPITE
 
Cualquier buen emprendedor no debería subestimar el poder de la contabilidad. Para que una empresa consiga tener un buen funcionamiento debe mantener el control de múltiples factores que garanticen su estabilidad y continuidad, y la contabilidad es uno de los más importantes para cualquier modelo de negocio.
 
Pero antes de enumerar las reglas de contabilidad que cualquier emprendedor debe seguir, dejaremos en claro cuál es su significado. Proveniente de la palabra contable (que puede ser numerado), la contabilidad se refiere a las técnicas de control y registro de todos los movimientos y demás operaciones económicas que realiza una empresa o entidad.
 
Podemos dividirla en diversos campos, que incluyen la contabilidad financiera, la de gestión, auditoría y la fiscal. Todas son importantes para llevar al día la información de una empresa. ¿Para qué se utiliza? ¿Por qué es tan importante? ¿Cómo puedo ponerla en práctica? A continuación, Álvaro González, gerente comercial de COMPITE, te entrega algunos tips sobre contabilidad para emprendedores.
 
1. La primera norma es entender que es indispensable que te involucres. “Normalmente es un aspecto desconocido que consta de muchos elementos técnicos, por lo que preferimos externalizarlo”, explica Álvaro González. Pero el error no está precisamente en que delegues ese trabajo (que a veces es bastante tedioso): el problema es que esa modalidad te genera desconocimiento.
 
En tal sentido, es útil que busques asesoría (remunerada o acudiendo a un conocido que conozca más sobre el tema), pero es primordial que te involucres, intervengas, sepas los aspectos técnicos y te impregnes de los conceptos de contabilidad.
 
2. ¿Qué pasa si me endeudo? ¿Tengo la capacidad de hacerlo? ¿Estoy contabilizando bien mis activos? Estas preguntas son parte de la contabilidad de gestión. Y es indispensable que sepas diferenciarla de la tributaria: mientras la primera se centra en el manejo de información para fines internos, que sirve de apoyo a la toma de decisiones y facilita el proceso de planificación y control; la segunda se relaciona principalmente al pago del IVA y del Impuesto a la Renta.
 
3. Así, puedes tomar decisiones acertadas a partir de la información que una contabilidad de gestión (rigurosa) te provee. Pero la más importante para un emprendedor es la correcta operación de la entrada y salida de dinero. “Una de las claves del éxito está en manejar adecuadamente el flujo de caja: que el tiempo entre lo que yo compro y me pagan sea lo más reducido posible.”, asegura González. En tal sentido, existen indicadores que te permiten reducir paulatinamente ese diferencial y que te ayudarán a mantener el orden del dinero de tu negocio.
 
4. “En cuarto lugar, deben entender que son empresarios, y eso implica ampliar sus conocimientos con respecto al manejo de la empresa”, asegura Álvaro González. ¿Cuáles son los conceptos básicos que debo manejar? Te daremos una ayuda de memoria: aquí van las dos reglas de oro que te permitirán conocer los estados financieros más relevantes.
 
Balance General (Para conocer el crecimiento de la empresa propiamente tal)
 
Activo = Pasivo + Patrimonio
  • Activo es todo lo que la empresa tiene a favor
  • Pasivo es todo lo que la empresa tiene en contra (debe)
  • Patrimonio es lo que, en teoría, la empresa le debe a los dueños.
Estado de resultados (Mide las acciones de la empresa en un periodo determinado de tiempo)
 
Ingreso – Costo – Gastos = Utilidad
  • En esta regla es importante saber la diferencia entre costo y gasto. Mientras el primero es todo aquello que tenga relación con mi producto directo, el segundo concepto se refiere a los elementos que no tienen relación con el producto pero que son necesarios para que la empresa opere.
5. Si eres emprendedor, parte de tu ADN debiera ser inquieto, atrevido y audaz. Sabemos que hay trámites incómodos de hacer (¿a quién le gusta salir a cobrar?), pero hay tres acciones que debes realizar para sortear el temido valle de la muerte: Primero, hacer una gestión de cobranza activa. Si no funciona, debes hablar con los proveedores para posponer el pago. “Mientras más pequeño sea el diferencial de tiempo entre que me pagan y pago, más grande son las probabilidades de éxito del emprendedor”, aconseja Álvaro González. Por último, debes salir a vender. Si quieres lograr clientes, debes tocar puertas y ofrecer tu producto o servicio, es la única forma de comunicar las ventajas de tu negocio y comenzar a posicionarte en el mercado. De seguro llegarás más lejos de lo que te imaginas.